Una quemadura solar acaba con su vida en ocho meses