Muere Charlie Gard, el bebé inglés de 11 meses que permanecía vivo gracias a una máquina respiratoria