Facebook alteró su algoritmo en 2012 para ver las emociones de los usuarios