El FC Barcelona se desmarca de la pitada al himno y cree que no deben haber sanciones