La remodelación de Costa Ballena impide a los turistas disfrutar del mar