El presunto asesino de Eva Blanco trabajaba en Francia en la construcción