La contaminación mata prematuramente a 430.000 personas al año en Europa