Los desahuciados no solo pierden la casa sino también la salud física y mental