Un estudio asegura que muere más gente por obesidad que por hambre