Estiércol para combatir un macrobotellón en Madrid