Conducir un tanque, nueva manera de descargar adrenalina