La falta de nieve mantiene las pistas de esquí vacías