Un chiringuito en Málaga, pasto de las llamas