Los turistas españoles agredidos en Colonia rechazaron la asistencia consular