España, buen país en ‘tolerancia LGBT’