Los obispos se alegran de que España recobre la "normalidad institucional" y piden "diálogo"