España puede perder medio millón de habitantes en los próximos diez años