España, entre los países en los que más gente muere por un selfi