España, segundo país europeo donde más fracasan las ayudas contra la pobreza infantil