España, después del cambio climático