Acrobacia de alto riesgo, la última moda entre los jóvenes rusos