Enfermedades raras: la educación incluye a todos