Una localidad granadina acoge los encierros más antiguos de España