Los toros de Fuente Ymbro protagonizan un encierro limpio y noble