Los salarios de los graduados universitarios bajan un 15% en tres años