La niña de cinco años que ha conmovido al Papa Francisco