Una colaboradora de Vogue obligada a retirar una foto de un sintecho leyendo la revista