La CUP deja en el aire investir a Artur Mas