‘El conejito quiere irse a dormir’, el libro que hipnotiza a los niños