Devoción y fervor en el Salto de la reja