Un año después de las erupciones, El Hierro se recupera gracias al turismo