La lluvia obliga al Cristo de los Gitanos de Granada a regresar al templo