El Eccehomo de Borja, un buen negocio