Europa y Rusia, en busca de rastro de vida en Marte