La crisis y la mala gestión ponen contra las cuerdas a las televisiones autonómicas