Los Duques de Palma y sus hijos vuelven a vivir a Barcelona