Dolce & Gabanna rompe las normas con su desfile de cuatro días