Detectar el trastorno por déficit de atención, más rápido y económico