La DGT multiplica el número de preguntas del examen teórico para evitar que la gente las memorice