Diego, con 11 años, se suicidó porque el colegio era un infierno para él