La Policía recuerda que algunos contenidos "injuriosos o denigrantes" pueden ser delito