El grito que recorre las calles españolas por los derechos de los refugiados