Los expertos recomiendan revisarse la vista como mínimo una vez al año