Las personas con síndrome de Down piden que cambiemos la forma de mirarles