Una mujer española ha de trabajar 3 meses más que un hombre para cobrar lo mismo