Desireé Vila, gimnasta amputada, logra la condena del traumatólogo que la operó