Un estudio comprueba que los niños que viven en granjas sufren menos alergias