La explosión de Premià de Mar también ha obligado a desalojar a un edificio colindante