Denuncia a una niña de ocho años por vender agua en la calle y la Red se le echa encima