Dejar a los niños equivocarse y castigarles, les ayuda a enfrentarse a la vida